Aprende idiomas con TipTop Languages-logo

¿Qué hace fácil de aprender un idioma?

Una de las preguntas más comunes que hacen los estudiantes antes de lanzarse a aprender un idioma, es si este idioma es fácil de aprender.

Sinceramente, no hay respuestas absolutas a esta pregunta. Si una lengua nos resulta fácil de aprender o difícil depende de muchos factores. Los más relevantes son:

  1. La similitud de esta lengua con mi lengua materna
  2. Mi motivación e interés por aprender el idioma
  3. El tiempo que llego a dedicar al aprendizaje del idioma
  4. Mi práctica adquirida en el aprendizaje de otros idiomas
  5. Mis conocimientos de otras lenguas de la misma familia lingüística

LA SIMILITUD DE ESTA LENGUA CON MI LENGUA MATERNA

No debe sorprender que a una española le resulte mucho más fácil de aprender el portugués que por ejemplo el búlgaro, por el simple hecho de ser una lengua románica. Lo mismo le pasará a un holandés con el alemán o entre hablantes de lenguas asiáticas y africanas con una raíz común.

Las lenguas de la misma familia lingüística suelen tener muchos rasgos en común entre un vocabulario en gran parte muy parecido o incluso idéntico, un fundamento gramatical común o una pronunciación similar de una gran parte de fonemas.

Para las personas que ya han adquirido otros idiomas y los dominan a un nivel prácticamente de hablante nativo, se puede ampliar este criterio a la similitud que pueda tener el idioma por aprender que una o varias de estas lenguas.

MI MOTIVACIÓN E INTERÉS POR APRENDER EL IDIOMA

La motivación es el motor del aprendizaje.

Cuanto más claro tengo el motivo por el cual quiero aprender un idioma, más dispuesto estaré para invertir el tiempo debido para aprenderlo. Puede ser que me hayan dado una beca para estudiar en el país donde se habla el idioma, que me he enamorado de una persona del país y esto me lleva a establecer una relación más personal con esta tierra, mi pasión por la música y la cultura de estas tierras me intriga por aprender el idioma o muchas razones más.

Siempre resulta más difícil encontrar esta motivación si mi interés es producto de un impulso, estado temporal o un capricho que cuando haya un motivo de mayor fondo, aunque para las personas enamoradas de aprender idiomas la curiosidad por una lengua y su cultura ya puede ser suficiente motivo para lanzarse a aprenderla.

Una verdadera pasión por los encantos de la lengua sin duda sirve mucho como aliciente para aprenderla y nos resultará más fácil de aprender.

EL TIEMPO INVERTIDO EN APRENDER EL IDIOMA

Toda materia nueva requiere su dedicación. El estudiante que ante la primera dificultad en el aprendizaje deja de aprender una lengua, nunca ha tenido un verdadero interés en aprenderla.

La continuidad y perseverancia son factores claves, y conviene preguntarse cuanto tiempo puedo dedicar al aprendizaje de este idioma semanalmente y en cuanto tiempo más o menos calculo para llegar a un nivel lo suficientemente intermedio para comunicarme en el idioma y para entenderlo de modo oral y escrito.

Es importantísimo que este cálculo sea realista. Más bien vale invertir más tiempo en base de un estimación acertada que desmotivarse por poner el listón demasiado alto y abandonar el proyecto de aprender el idioma.

¡Y no olvidemos! Aprender bien una lengua es un proceso de años, y uno nunca llegará a la perfección absoluta.

Incluso resulta a menudo necesario retomar los esfuerzos después de haber tenido parado el aprendizaje de la lengua durante tiempos prolongados.

LA EXPERIENCIA Y PRÁCTICA ADQUIRIDA EN EL APRENDIZAJE DE OTROS IDIOMAS

El/la que haya arreglado ya 500 grifos en la vida, sin duda, tiene mayores habilidades en arreglar un grifo que una persona que no lo ha hecho nunca. Todos tenemos nuestras habilidades más o menos formadas a lo largo de nuestras vidas en base de nuestra socialización, formación y nuestros intereses e inquietudes personales. Con el aprendizaje de idiomas no será diferente.

El simple hecho de estar familiarizado con el proceso de aprender un idioma, hace más fácil de aprender otros idiomas sucesivamente. Si se trata de idiomas de la misma familia lingüística, resultan aún más fácil de aprender éstos a través de las comparaciones y asociaciones entre los idiomas respectivos.

Incluso si son de familias lingüísticas diferentes, el/la estudiante aprende recursos que muy a menudo le resultan útiles para aplicarlos de modo transversal.

Los estudiantes de instrumentos musicales que ya saben tocar uno o varios instrumentos, también tienen mayores destrezas al aprender un instrumento nuevo que los que se lanzan como novatos, y esto incluso pasa, si son instrumentos de características muy diferentes. Al estudiante familiarizado con varios instrumentos de cuerda, no le resultará tan fácil de aprender a tocar uno de viento como a otro familiarizado con otros instrumentos de viento. Sin embargo, aprenderá a tocar el instrumento musical mucho más rápido que una persona para la que es el primer instrumento musical.

Saber varios idiomas está al nivel de saber leer partituras musicales e interpretarlas de diferentes formas, según lo que requiera el instrumento musical; y respectivamente el idioma.

Los estudiantes desarrollamos nuestros propios métodos didácticos con los que nos sentimos a gusto y nos identificamos como forma de aprendizaje. Unos lo hacemos a través de sacar textos de canciones, otros a través de la perfección de la pronunciación o la práctica comunicativa.

La mejor forma de aprender será siempre una combinación de muchos aspectos. No existe la forma ideal de aprender un idioma. Lo que vale para una persona, no necesariamente tiene el mismo efecto en otra. Cada estudiante desarrolla una forma individualizada de aprender, y esto es fundamental en el aprendizaje de un idioma.

MIS CONOCIMIENTOS DE OTRAS LENGUAS DE LA MISMA FAMILIA LINGÜÍSTICA

Volvemos al principal factor que nos hace sentir que una lengua resulta fácil de aprender – siempre dicho con el debido respeto hacia las características propias de esta lengua sin caer en la chulería.

Si me refiero aquí a conocimientos, voy más allá de las similitudes que me permiten captar mucho de lo expresado en otro idioma que en el fondo no domino. Obviamente, no es lo mismo entender bien el italiano por similitud con el castellano, catalán, valenciano, gallego, portugués etc. que realmente tener los conocimientos adquiridos por el aprendizaje del idioma.

Muy a menudo nos topamos con palabras totalmente diferentes o reglas gramaticales lo suficientemente distintas en el otro idioma. La improvisación nos ayuda a descubrir nuevos aspectos explorando el idioma, pero no sustituye el aprendizaje sistemático.

En TIPTOP Languages proporcionamos a los alumnos estos recursos para encaminar el progreso en el aprendizaje, adaptándonos al máximo a la forma individual de aprender de nuestros alumnos.

EL VALOR INMENSO DE SER DE LA MISMA FAMILIA LINGÜÍSTICA

Aprender un idioma lingüísticamente muy parecido al propio resulta muy gratificante. A un español le parecerá más fácil de aprender italiano o portugués, y lo podrá conseguir en un tiempo récord. Lo mismo vale para una alemana aprendiendo holandés o una polaca con el checo. Esto sirve de gran motivación para progresar.

Por otra parte, muchos aspiramos a aprender acerca de culturas e idiomas muy diferentes, que nos resultan exóticas y suponen un contrapunto a nuestra propia identidad nacional y regional con la socialización que esta conlleva.

Un sueco se siente fácilmente atraído por la vida mediterránea. Una argentina echa posiblemente de menos el orden, la perfección y limpieza en su país que finalmente encuentra y ama en Suiza. Una canadiense va en busca de una nueva vida en Japón por su pasión por la cultura del país. A otros nos tira hacia el mundo árabe, pacífico o Sudamérica.

Esto conlleva el aprendizaje del idioma del país o de la región. Y si este idioma es difícil o fácil de aprender es un criterio nulo en importancia, porque tengo que pasar por allí sí o sí, por lo menos para llegar a desenvolverme en el día a día.

¿QUÉ RELEVANCIA TIENE LA PREGUNTA SI UNA LENGUA ES FÁCIL DE APRENDER?

Todos o por lo menos la gran mayoría de nosotros esperamos que la materia que nos propongamos sea fácil de aprender, sea por miedo a las complicaciones o porque pecamos de ser un poco vagos internamente y tememos que nos falten los esfuerzos de la auto-superación.

También están las personas más atrevidas que buscan los grandes retos, y si el desafío queda por debajo, ni les motiva aprender esta materia, o en este caso idioma. Volvemos a la importancia de la motivación. Las ganas de superación de las dificultades que supone un idioma tan ajeno al nuestro como el árabe por ejemplo, combinado con un gran interés para la cultura respectiva, suponen para muchos el suficiente aliciente para llegar a un dominio muy alto, incluso nivel nativo, en muchos casos. Por lo tanto, no tiene porque ser un impedimento que se trate de idiomas difíciles de aprender. Al contrario. ¡Precisamente puede ser el impulsor!

Vuelvo a decir, todos los idiomas tienen sus pegas.

El inglés por ejemplo es considerado generalmente un idioma fácil de aprender a nivel inicial ya que carece de una gramática compleja en conjugaciones, artículos y declinaciones.

LAS CARÁCTERISTICAS DEL INGLÉS

No obstante, es una lengua extremadamente rica en vocabulario y muy abierto a apropiarse de vocablos de otros idiomas o de crear palabras nuevas. Precisamente la falta de reglas claras – producto de una gramática inicialmente sencilla – hace que muchos aspectos se quedan por aprender como toca y con una serie de incoherencias propias del inglés. Esto lo hace una lengua compleja a nivel avanzado.

A pesar de sus dificultades, lo importante es lanzarse. Igual ya ha llegado el momento de llevar a la práctica el gran proyecto de aprender inglés por fin.

En TIPTOP Languages procuramos que los cursos se adapten de la mejor forma al nivel individual y la forma particular de aprender el idioma. El hecho de impartir los cursos en clases individuales y grupos pequeños brinda las mejores posibilidades de aprender el idioma de la mejor forma.

LAS PARTICULARIDADES DEL ALEMÁN

El alemán en cambio es un idioma estructurado y lógico con una gramática bastante compleja, pero muy coherente que facilita el aprendizaje. Una vez que se comprenden los conceptos básicos y se adquiere cierta fluidez, el alemán resulta claro y coherente; y por lo tanto, fácil de aprender.

¡Olvídate del mito de lo difícil que es el alemán!

Sin duda, te darás cuenta que como lengua indoeuropea tiene muchas facetas en común con el castellano, por ejemplo mucho vocabulario de raíz latina, a pesar de ser una lengua germánica.

¡Y no olvidemos: Tenemos la misma letra en común! Y esto siempre facilita un idioma.

LA PACIENCIA PARA TU PROGRESO

En TIPTOP Languages te guiamos de un modo estructurado hasta llegar a niveles intermedios y avanzados. Lo que nos importa sobre todo en TIPTOP Languages es llevar a nuestros alumnos a una buena capacidad comunicativa, y esta – incluso con pequeñas incorrecciones – siempre es más importante que el dominio de todo tipo de aspectos gramaticales en cada instante.

Para llegar a este nivel, el/la estudiante necesita pasar por lanzarse, por cometer errores. En fin, una cosa es la capacidad comunicativa, otra – que requiere auto-estudio y mucha práctica – es la de llegar a un dominio fino, rico en vocabulario e impecable en aspectos gramaticales.

Llegar a este nivel requiere normalmente años de aprendizaje, por lo tanto es extremadamente importante que tengas paciencia con tu progreso.

No digas: ¡No lo sé! Dí: ¡No lo sé todavía! ¿Permítete equivocarte! Aprenderás de tus incorrecciones! ¡Aprenderás mejor si te haces permisivo/a contigo mismo/a! ¡Con esto no quiero decir que no quiero que seas auto-exigente en tus metas!

Podría entrar en más detalles en una serie de otros idiomas, pero esto llevaría el blog demasiado lejos. Si te interesan las características propias de otros idioma, encontrarás más blogs en mi página web de TipTop Languages (tiptoplanguages.es).

En resumen, no hay una respuesta definitiva sobre lo que hace un idioma fácil o difícil de aprender. Esto depende de demasiados factores. Clave será siempre quererse a uno mismo en todo proyecto que emprendemos, aprender con confianza, auto-estima y buena motivación, combinar buenos hábitos y serenidad en los estudios con la ligereza del momento, la chispa, la risa, el permitirse los errores y un grado sano de relajación nos hace más fácil de aprender y que aprendamos mejor. Y no pasa nada, si mi vecino aprende a lo mejor algo más rápido que yo. Cada uno marca su propio progreso.

También te puede interesar:

Sabías que aprender idiomas puede ser divertido
El poder del aprendizaje de idiomas (Superando barreras y abriendo oportunidades)

Aprender idiomas (Una actividad fascinante)

También te puede interesar.......

ámbito profesional

Idiomas en auge en el Ámbito Profesional

En el mundo globalizado en el que vivimos, los idiomas empeñan un papel fundamental en el ámbito profesional. La capacidad de comunicarse en diferentes idiomas no solo amplía las oportunidades laborales, sino que también facilita la interacción con personas de diferentes culturas y nacionalidades.

Leer más »
satisfacción en la ensenanza

Sobre la satisfacción que genera la enseñanza

«Tu éxito es el mío» En este blog os hablaré de la satisfacción que genera la enseñanza, cuando un alumno aprueba un examen o saca una buena nota. Todas las personas que trabajamos en la enseñanza de alguna materia seguramente conocemos estos momentos de placer interno, cuando nos enteramos de que un alumno ha cosechado un éxito en sus estudios.

Leer más »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tabla de Contenidos

Sobre nosotros

logo-tiptoplanguages-OK.webp

El centro de idiomas Hanno Franz ( “TipTop languages” ) fue fundado en el año 1995 por Hanno Franz, un profesor alemán que se dedica desde entonces a la enseñanza de idiomas especializándose en el inglés, el alemán y el español para extranjeros.

 

Libros recomendados

Podcast de idiomas

Siguenos en redes

Comparte en redes

Facebook
WhatsApp
Skype
Categorías